ministerio de salud buenos aires provincia

Historia | Hospital Interzonal de Ezeiza


Sus comienzos

Escribe: Dr. Rafael Gomez Sabio – Director Adjunto -

Toda historia es el resultado de una equilibrada y delicada alquimia entre hechos fácticos, memorias escritas y recuerdos de actores que asumen el rol de testigos. Estos condimentos participan en diferentes proporciones, aportando al conjunto calidades disímiles y a la vez imprescindibles.

Todo comienza con Don José María Ezeiza, descendiente de vascos guipuzcoanos, quien nunca imaginó que sus herederos donarían las actuales tierras al Ferrocarril del Oeste, para la instalación de la Estación y la playa de maniobras del ramal que llevaría su nombre.

Durante el primer gobierno del General Juan Domingo Perón, siendo su Ministro de Obras Públicas el Ingeniero y General Juan Pistarini, se iniciaron en el país las más grandes obras de infraestructura, sobre todo en la Provincia de buenos Aires.

Entre los años 1945 y 1948 se dio comienzo a la construcción del Aeropuerto Internacional de Ezeiza, la Autopista Ricchieri, el Barrio Justicialista, la Ciudad Evita, el Hogar Escuela, los pabellones dedicados a los internados de las alumnas de la Carrera de Enfermería de la Fundación Eva Perón, además de amplias áreas de recreación junto con los primeros árboles de la forestación que luego generaría los muy conocidos Bosques de Ezeiza.

En estas obras participaron casi 5.000 obreros provenientes de diferentes etnias, inmigrantes que huían del flagelo de la segunda guerra mundial. Para asistir en salud a dichos obreros, en noviembre de 1949 se inauguró el ¨Hospital de Obras y Servicios Públicos¨ de Ezeiza.
En agosto de 1951 pasó a depender de la Fundación Eva Perón, tomando el nombre de ¨Policlínico 22 de Agosto¨ (en alusión al día del renunciamiento de evita a la vicepresidencia). En esta etapa ¨el Policlínico¨ extendió sus prestaciones a toda la comunidad y se habilitó el pabellón destinado a Maternidad.

En 1955, decisiones de facto, dejaron a nuestro hospital bajo la dependencia del Ministerio de Asistencia Social y Salud Pública de la Nación, llamándolo “Policlínico de Ezeiza”.

En 1978, por ley Nacional y democrática, pasa a depender de la provincia de Buenos Aires, denominándose “Hospital Zonal General de Agudos Ezeiza”. EL 13 de septiembre de 1997, por decreto ministerial, es llamado “Hospital Zonal de Agudos Madre Teresa de Calcuta de Ezeiza”.

Hasta aquí transcurre la memoria escrita, los sucesos fácticos, pero se deben agregar los recuerdos.
Etimológicamente, la palabra recuerdo proviene del latín ( re: volver- cordis: corazón), entonces la podemos diferenciar claramente de la memoria, porque el recuerdo siempre vuelve a pasar por el corazón.

En estos recuerdos se guardan cuestiones invalorables como el sentido de pertenencia, la actitud solidaria de todos los trabajadores del Hospital en los momentos difíciles, las anécdotas de los que nos formamos profesionalmente en él, de los que aún trabajamos en él y de los que ya no están…

La sensibilidad y claridad de objetivos en política de salud del Gobierno Nacional y democrático, amalgamados al empeño del Gobierno Provincial y Municipal, junto a la invalorable participación del emprendimiento privado, lograron materializar un anhelo perseguido durante años.

La comunión de estos actores dio origen en el año 2010 al nuevo “Hospital Dr. Alberto Antranik Eurnekian” de Ezeiza, en memoria a este prestigioso médico argentino de amplia trayectoria en el campo de la salud.

Dr. Alberto Eurnekian

¿QUIEN ES EL DR. ALBERTO EURNEKIAN?

Alberto Antranik Eurnekian se gradúa en el año 1954 de Médico e inmediatamente comienza sus prácticas en el servicio de Neurología del Hospital de Niños al mando del prestigioso Dr. Correa. Luego viaja a los Estados Unidos para perfeccionarse en el John Hopkins Hospital, también a Inglaterra y Suecia.

A su regreso es convocado por el Hospital Ramos Mejía que no contaba con el servicio de Neurocirugía. En el transcurso de su gestión fue motor y proveedor de cambios y facilidades que dotaron a ese hospital de gran prestigio y reconocimiento.

Luego recorrió la provincia de Buenos Aires durante años acercando la especialidad a pueblos remotos.

Fue docente de la UBA y por su cátedra pasaron profesionales que luego se destacarían como jefes de Servicio, cirujanos e investigadores reconocidos por la comunidad científica. Fue uno de los creadores de la carrera de medicina en la Universidad privada UCES.

Al llegar al Hospital Santojanni no existía el servicio de neurocirugía. Lo creó, lo construyó, según dicen quienes lo acompañaron, casi con sus propias manos:
“El Dr. Eurnekian era un hombre que le gustaba, como a todo idealista, construir. Tomaba la pala y el pico y hacía los cimientos. No tenía problema en arremangarse. Sus proyectos eran para todos los tiempos”

Allí se destacó como director, cargo en el que se desempeñó durante doce años. Sus compañeros del hospital afirman que se caracterizaba por la pasión con la que ejercía su trabajo y por como supo manejar la institución “desde lo político, la amistad y el compañerismo”.

Defendió a ultranza los sistemas de salud y educación públicos y gratuitos. Logró cada uno de los objetivos que se propuso con constancia, empeño y creatividad.

El Dr. Alberto Antranik Eurnekian siempre actuó solidariamente con la Patria de sus padres, Armenia. Fue durante 10 años, presidente de CAMPRA (Comité de Ayuda Médica para la República de Armenia y Karabagh). En ese lapso, viajó a Armenia y Karabagh para colaborar personalmente con los hospitales y heridos de la guerra y así salvar vidas humanas. “No conocía el cansancio ni el descanso. Siempre estaba dispuesto a prestar colaboración y a brindar palabras de aliento”.

Su último gran aporte fue el compromiso heredado de sus padres por el Colegio Mekhitarista.

La personalidad de Antranik Eurnekian supera nuestra época y se proyectará por todos los tiempos y latitudes, como un legado para las generaciones.